Qué es el Greenwashing y cómo identificarlo

¿Sabemos qué es Greenwashing y cómo identificarlo? El concepto Greenwashing está, de una forma u otra, cada día más presente en nuestra sociedad, del mismo modo que la sostenibilidad cobra protagonismo.

En el artículo de hoy, aportaremos todas las pistas que os ayudarán a identificarlo de forma más sencilla.

¿Qué es el Greenwashing?

Es un término que procede del inglés y resulta de la evolución del concepto Whitewash o blanqueo de imagen: Green “verde” y Whitewash “blanquear o encubrir”, por lo que se traduciría como “lavado verde”.

Cuando se emplea este concepto en marketing, es para referirse a un lavado de imagen verde de una marca o producto que está haciendo una comunicación engañosa. El objetivo es promover la percepción de que los productos son ecológicos, naturales y fabricados mediante procesos respetuosos con el medioambiente. Todo ello con el objetivo de obtener beneficios.

Y, aunque pensemos que esto puede ser algo nuevo, en realidad este término se remonta a los años 80, cuando Jay Westerveld lo utilizó para referirse a los hoteles que promovían la reutilización de toallas para salvar al medioambiente. La realidad era bien distinta, buscaban un ahorro de costes y no tenían ninguna estrategia real de reciclaje.

Greenwashing años 80
Greenwashing biodegradable

Estas prácticas nos llevan, como consumidores, a ser más exigentes e informarnos antes de comprar un producto o contratar un servicio, ya que muchos de ellos utilizan terminologías como bio, eco, 100% natural… cuando en realidad no son sostenibles o respetuosos con el medioambiente.

En ocasiones, incluso podemos ver marcas que tienen varias líneas de productos y únicamente una de ellas la “venden como verde”, cuando están empleando los mismos procesos de producción que para el resto de líneas de producto. Esto nos puede dar una pista para saber que no lo están haciendo porque se quieran comprometer con el planeta, si no, quizás porque saben que con ello pueden llegar a un determinado público o están interesados en mejorar su imagen y reputación.

¿Cómo detectar prácticas de Greenwashing?

TerraChoice junto con Underwriters crearon una lista de las principales prácticas de Greenwashing que llevan a cabo empresas:

  • Proporcionan información selectiva. Destacando únicamente ciertas características que conviertan atractivo al producto y que consiga vender la imagen de que éste es sostenible.
  • Afirmaciones ambientales que realmente no pueden ser corroboradas mediante aportación de datos, si no que son afirmaciones vagas.
  • Packaging, publicidad y comunicaciones utilizan colores y palabras que recuerdan a la naturaleza y recalcan en exceso palabras como natural, bio, eco…
Real plastic food
  • También es habitual que resalten un atributo del producto como si fuera una mejora ambiental voluntaria, cuando en realidad es una obligación normativa.

Y algunas formas en las que podemos comprobar la autenticidad de su origen sostenible:

  • Comprobar las certificaciones de los productos: las empresas responsables se preocupan mucho por lograr certificaciones que garanticen la sostenibilidad de sus productos. Por ejemplo, si hablamos de electricidad 100% verde, la energía en España es certificada anualmente a través de la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia), también existen sellos validados a nivel internacional, como EKOenergy. Si nos vamos al ámbito de la cosmética existen sellos como Ecocert y BDIH… Sin embargo, un sello no siempre es significado de sostenibilidad si el resto de lo que lo acompaña se salta todas las reglas del ecologismo.
Packaging Greenwashing
  • Leer el listado de ingredientes: en cosmética nos puede resultar especialmente útil ya que ahora están obligadas a indicar todos los componentes y ordenados de mayor a menor porcentaje.
  • Comprobar el porcentaje natural y orgánico del producto.
  • Y, en relación a lo que comentábamos al inicio del artículo, aunque una empresa saque una gama sostenible, no significa que todos sus productos lo sean.
  • Estas marcas suelen, además, rodearse de proveedores que tengan su misma filosofía, por lo que fíjate con quién colaboran y quiénes son sus proveedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *